martes, 10 de julio de 2012

Día del Gnocchi

29 de junio...
Hoy viene viajando mamá y pequeño sobrino. Así pues, invoqué las fuerzas de la reunión familiar, y los invité a comer Ñoquis a un restaurante que en ocasiones anteriores me ha dado buen resultado. Es rico, barato y me parece bien la tradición italiana de comer con un billete bajo el plato esperando la bonanza.
Esta semana ha sido buena, aunque algo nostálgica. Terminé mi pololeo con J. el domingo pasado, y aunque no quiero hacer leña del árbol, me parece bueno comentar un par de cosas. No dejé de quererlo. Creo que las cosas no son tan simples como querer o no a otra persona. Además suelo querer a casi todo el mundo con una facilidad asombrosa, así que no tiene sentido preguntarse por ello.
El punto era el siguiente: me cuesta proyectarme con él. Yo la Susanita de Mafalda personificada en mi fuero interno (aunque mis acciones indiquen cualquier otra cosa soy Susanita antes que Libertad) también quiero tener hijos, y marido y familia a quien cuidar. Para eso necesito sentirme atraída de una sublime forma que pocas personas han conseguido realmente...
Han pasado ya varios días, más de una semana, y termino este post. Por cierto los ñoquis estuvieron deliciosos.
Continúo...
Con respecto al tema de la pareja, lo que busco a la larga aún no lo encuentro. Y la ilusión del amor no es suficiente para tener una relación que percibimos que no conduce a puerto seguro. Sobre la amistad con alguien se puede construir una linda relación de conveniencia, con matices sexuales seguro, estable, como ninguna otra, ¿Pero dónde queda la alquimia?
Terminé de leer las dos primeras entregas de Crónicas del Asesino de Reyes: El Nombre del Viento y El Temor de un Hombre Sabio, de Patrick Rothfuss. ¿Qué puedo decir? Me fascinaron. Ambos.
Recomiendo a los que leen inglés que entren al blog de Pat http://patrickrothfuss.com donde comenta su día a día, y los avances en su tercera entrega, las participaciones en firmas de libro, etcétera. Es lejos la lectura qué más me ha gustado en los últimos años.
El domingo me compré una cámara de fotos y fui al cine con mi hermana a ver Sombras Tenebrosas. Lo pasamos bien. La película es entretenida, aunque todavía tengo ganas de ir a ver algo que me deje marcando ocupado... bueno, ando flipada con lo de marcar ocupado.
Quería viajar a Concepción este fin de semana, pero mi mamá y pequeño sobrino vienen de nuevo a pasar el fin de semana largo, así que me quedaré acá. De hecho, se quedarán una semana de visita, parece que él está de vacaciones de la escuela de lenguaje.
En el trabajo estoy bien. Lo estoy pasando bien, organizando archivos, entendiendo mejor de qué va todo. Eso por ahora. Espero retomar mis escritos en algún momento pronto. He flojeado mucho al respecto. Y en realidad, si no me pongo las pilas... nunca terminaré ningún proyecto relacionado.
Muchos cariños en este frío invierno, aprovechando que no me queda libro por leer, compré una revista de tejido con patrones de bebés... para tejer gorritos, mantitas y otros :)
ABCD

1 comentario:

Dos corazones :) dijo...

Escuché eso del Día del Gnocchi, pero nunca lo del billete. El próximo año seguro lo conmemoro con billete y todo.

Esperamos ansiosos los resultados de tus tejidos!!