miércoles, 22 de octubre de 2014

Magia de género

Doy la bienvenida al blog al corazón de A. Ella lleva el mismo nombre que una de mis mejores amigas, pero es otra A, para mi casi anónima. Si no fuera porque a diferencia de la mayoría de las personas que lee el blog, ella decidió ponerse en contacto conmigo. Para darme las gracias por escribir, y contarme que ella se sentía identificada con la forma que cuento las cosas y me hablo a mi misma. Más allá de lo halagador que esto resulte, decidí aceptar su solicitud de amistad en facebook, pues me pareció que no tenía nada de malo. 
Ese día, un par de semanas atrás, me acordé incidentalmente de J. y le saludé. Y cuando vió mi saludo, me advirtió que teníamos que conversar un tema. Cuando coincidimos conectados, me hizo todo tipo de advertencias en contra de A. que sorprendentemente resultó ser su ex mujer. ¡Cómo es de chico este país y la atmósfera bloggera que me encontré con la A. ex de J.! Yo decidí que era mejor hablar con ella antes de hacer nada feo, como quitarle mi recién otorgada calidad de amiga de facebook. Y me di cuenta de cuánta sabiduría hay en las palabras de mi madre que suele decirme que de la mayoría de las historias siempre vemos la mitad. La mitad que pretenden mostrarnos las personas con las que nosotros nos topamos. Y que esa parte de la verdad generalmente es insuficiente para emitir juicios.
A: No tengo certeza de cuánta verdad hay en los juicios de él hacia ti, o de ti hacia el, sin embargo quiero que sepas de corazón, no te juzgo, creo que el pasado sana solo en la medida que le dejamos partir sin aferrarnos al dolor que nos provoca, y que las opiniones que haya escuchado de ti me merecen respeto, mas no creencia de absoluto.
En otros temas...
J.S. ha sido un aporte de pimienta a nuestra vida familiar, con su risa desbocada, y sus metidas de pata, mamá está medio descuadrada. Sin embargo refresca no ser el foco de atención siempre.
Sueño todo el día en el trabajo con viajar, que a Isla de Pascua, que Europa, en fin, pasaporte listo a cualquier lado, y es que el sin nombre me habla de puros paseos que quiere hacer, y a mi me escuece la saliva pensando en la maravilla de vida de ricos y famosos que tienen algunos. Y que si ahorrar por siglos de siglos podría pegarme. Falta para eso. 
Ayer hablé con M. soñar con él no me cuesta nada. Gracias a Dios y a la primavera desprenderme tampoco.
Besos a todos, 
Bus stop singer!

jueves, 16 de octubre de 2014

Yo - yo emocional

A veces una es loca, simplemente porque es loca.
Me gusta la vida que llevo estos días, sin apuros, sin tanto dolor, aunque cansada. Acabo de recibir una noticia de que el paseo a Cobquecura podría realizarse, y me gusta. He dejado ir la necesidad de M. aunque me acuerdo de él igual. Su respuesta fue que se venía pronto el paseo a Cobquecura con producción y challa. Incluso ya vi dónde se toma el bus -cerca de mi pega-, y pregunté cuánto costaba el pasaje ($4000).
Acá en mi vida diaria, estoy dizque interesada en un compañero de trabajo. Sin letra. Así lo bautizaré porque sería DEMASIADO obvio quién es si alguien lo lee. Y sino también, porque somos cuatro en la oficina, uno de ellos mi papá y es obvio con quién me llevo mejor aparte de con él.
Ayer me llegó un libro de Fagner JB Sievy (Brasil) desde Estados Unidos, lo pidió para mi a través de Createspace. Son dos copias de Warld y una de 7:06. Fue una emoción ver su proyecto en fase de término. Me dio esperanza de que un día el mío también se concretará.
Bueno, no tengo muchas más noticias, mi capacidad de ir al gym a ratos se agota, y tengo que ponerme las pilas, para aprovechar el regalo. Hace un par de días fui a ver a Tolo y me manifestaba todo su amor.... me dio tanta energía pasearlo...
Espero que mis planes funcionen. Cariños a todos los lectores que se pasen por la Máquina,
Bus Stop.

sábado, 27 de septiembre de 2014

Chocolate derretido y vuelto a congelar.

Ha pasado un mes desde que escribí la última vez, o casi, y no ha sido porque no haya tenido tema, o ganas, sino que la mayoría de las navegaciones por internet ahora las hago por teléfono, y aun no aprendo a bloggear desde el celular. 
Fui. Volví. Amé. Amo. Seguiré amando. En paz.
Ése es el resumen de estos dos meses intensos. Desde el primer día de septiembre trabajando en la empresa donde trabaja Papá. Un poco complicada a veces por lo que significa ser la secretaria del propio padre. Pero por ahora, necesito la plata, la experiencia y la motivaciones.
Eso no quitó que viajara a la playa la segunda semana de septiembre. Fue rico, mágico. Tuvo sus bemoles. Sin embargo ¿qué aventura no los tiene en la vida? Verle después de casi un año, fue lo mejor. Es real. Lo que tenemos es real. No durará para siempre sin embargo. Así lo siento, y me dolió darme cuenta, pero ya llevo algunos días sin acordarme tanto de él, y me alivia pensar que así es.
Él me llevó tanto chocolate, y resulta que termino definiendo mi cuento con él como mi cuento con el chocolate. No puedo comer chocolate todos los días. Ni a cada rato. Ojo que este año el paseo fue mucho mejor. Discutimos menos, nos quisimos mejor. 
A la vuelta, la vida ha sido cotidiana. Volví a viajar por las fiestas de septiembre, y no nos vimos. Me contó que había botado el tejido que se me quedó en su auto. Fue un mal chiste en tres tiempos, primero me preguntó si había tejido en el viaje de vuelta. Luego me di cuenta y me dijo que su auto era triángulo de las Bermudas de las cosas perdidas. Luego me explicó que botaba todo lo ajeno del auto. Entonces no pude menos que sentir rabia. Pero no suelo guardar rabia. Así que apliqué distancia. Faltan unos días para que me paguen mi primer mes de sueldo, como recibí un adelanto, y no trabajé todos los días, no sé cuánto recibiré pero lo que sea ¡Bienvenido!
El otro día me trajo del gimnasio C. Dudo que alguna vez lea éstas entradas, pero qué hacer cuando se tiene corazón de alcachofa y se quiere a cada hoja con cariño y sabor equivalentes...
La conversación fue fluida como cuando esa primera mañana de locura me tiré en el pasto a mirar como ayudaba a sostener un árbol, y se inició mi fling. Él, "el gerente" me sugirió que mejor me pusiera de pie a ayudarlo cuando le pregunté si podía mirar.
En fin. Cariños a él y su mujer. Ya en algún momento volveremos a comer Chocolate M y yo.
BSS 

sábado, 23 de agosto de 2014

Rollercoaster/ Montaña Rusa.

Yo llegué a pensar que la de las montañas rusas era yo. Era uno más de mis errores frecuentes. Pensar que una es la única que tiene huevos revueltos en la cabeza. 
Siempre nuestra historia tiene un capítulo más. Siempre, siempre, siempre. Y con esto me refiero a M.M. Que tuvo a bien decirme (a esta cabecita loca) en una situación extraterrestre (como he convenido llamar a los períodos críticos de mi vida) que él no podía en ese momento subirse a la montaña rusa de vida que llevaba yo. Cueck! 

Y resulta que cuando todo apunta a que está chato y que yo le caigo ahí no más, mal que mal se fue a esquiar cuando fui literalmente 600 kilómetros al norte de mi casa a tomar un café con él. Dejo de llamarle, de enviarle correítos y mensajes y me llega un mensaje de su parte. Decidido. Concreto: ¡válgame Dios!, ¡Tengo que seguir yendo al Gimnasio! allá me enfoco, me olvido del teléfono, y me olvido de textear que es lo que más daño me hace. Y aparte bajo la guata, me hago feliz.
Con respecto al mensaje de su parte, es una invitación a amanecer juntos en un par de semanas, en un lugar tan bonito, que no puedo menos que emocionarme. Y le cuento esto a A. con quien pasé la tarde, y de pronto me llama papá para comentarme que en la quinta Región hubo un terremoto. Y yo ¡cresta! Tengo dos excusas para textear. Pfff. No contesto nada definitivo del paseo, y pregunto por el temblor. Me corrí por la tangente, porque quiero crear expectativas. Quiero que me desee. Quiero que funcione con él. Que duro decir esto en un espacio público, esperando que mis palabras le resuenen en el ámbito privado, pero querida máquina que cumple deseos te has convertido en un instrumento de Oración. Lo que te pido a ti, se lo pido a Dios de una u otra forma. 
Así que en estas dos semanas ahorraré, iré al gimnasio para no textearle, y bueno, tomaré probablemente la misma decisión que cualquiera que me conozca sabe: iré a encontrarle, a la orilla del mar, a amanecer con el tres días, y luego, me vendré a casa, a armar de valor y seguir con mi vida. Bona ventura! 
Bus stop singer

viernes, 22 de agosto de 2014

Viendo la sonrisa en el atardecer ajeno

Mi viaje de des-atoramiento de distancia, fue una puesta en posición de una distancia definitiva. M. decidió irse de paseo aun cuando sabía que yo iba. El éxtasis de esquiar fue más fuerte que cualquier plan de vernos. Aún cuando yo dije que ya había tomado el pasaje. Y sé que dije un ligero te quiero bien, y si no nos vemos no hay drama, pero hubo drama, interno, pero drama. 
Llegué a Conce a sentir una desolación loca, y unas ganas de ser menos impulsiva. Pero no, esa soy yo, y con esa vivo. Así que el que debe ser menos tomado en cuenta es él. No más llamaditas, ni correítos, a ver si no se le ocurre escribir un cine paralelo de Atracción fatal y termina de matarme.
Ayer fui al gimnasio por primera vez en años. Me inscribí con el auspicio de mi hermanita D, que lo considera un regalo de salud. Y se lo agradezco.
C. de quien nunca dejaré de estar "secretamente" enganchada (mentira lo de secreto, todos deben cachar, porque soy más evidente que ocho y cuando andaba en nave espacial se lo dije a su mamá) me vió en la bici estática, me saludó, se detuvo a darme un beso en la mejilla y a felicitarme. Nice. Mi ritmo cardíaco, se aceleró como quince puntos sólo por eso. Luego pasé a casa de su madre a buscar a mi amigo perro, y cuando venía de salida me pregunta muy campante: ¿Tú ya te duchaste?", -Sí claro le dije, allá en el gimnasio. Dos minutos más tarde pensaba qué ganas de haberle respondido: ¿Querías que te esperara para ducharme contigo? ... Siempre se me ocurren esas salidas tarde, y soy poco fresca para darle al chorro. En todo caso sería muuuuy desubicado, porque él es casado :( y en todo caso cuando no lo era, tampoco me atrevía a decirle nada, ahora por lo menos lo saludo :D Si seré...
En fin, todo lo demás es challa, el gym es entrete, tendré noticias al respecto en el próximo post.
Besos!
Bus Stop singer.

P.S. : Si por cualquier razón de la vida, eres C. y llegaras a leer esto, puedes reírte, lo de meterme a la ducha contigo solo es broma XD



sábado, 9 de agosto de 2014

La ignorancia nos vuelve vulnerables.

Hace unos días me fui a leer una columna de M.  -personaje antes mencionado por acá-, columna acerca de la película Bucket List, que terminó con un remate glorioso, su "propia" bucket list, con un último deseo que es volver a besar a la mujer más maravillosa del mundo.
Y me entró una rabia y una desesperación ingente, lloré a moco tendido por no saber a qué se refiere -es largo e íntimo, pero esa es una frase ambigua en muchos sentidos- y hablé con tres grandes amigas del tema, las tres muy optimistas al respecto, o apoyadoras.
Hoy hablamos, lo llamé primero yo, luego me llamó él. La segunda llamada para preguntarme qué había opinado de una entrevista suya a un esquiador eximio, y por último: 
-¡Ah, sí! no entendí a qué viene tu comentario. Respecto de la columna, ¿cuál película?
-Bucket List, y viene con un último comentario, Taj Majal, ver la Aurora Boreal, dos más y volver a besar a la mujer más maravillosa del mundo. Y yo me pregunto ¿quién es la mujer más maravillosa del mundo?
-Ah de allí la (y aquí usa una palabra que no comprendí, ni recuerdo, pero significa celos)... a mi hija.
Voz interna: "¡Ella! ¡la que más quiere tener hijos!"
-Eso es imposible, nunca volverás a besar a una persona que nunca tuviste. (largo discurso anti guaguas de parte de él, en reiteradas ocasiones)
-Es una frase tomada de la película. 
Y esa fue la explicación simple (hombre al fin y al cabo) con que mi drama escolar-teenager acabó abruptamente. Me contó a grandes rasgos la película, y ahí cuajó esa historia. Aunque mi explicación teenager también tenía sentido, habrá que darle crédito.
Le extraño, y está enfermo y me dan ganas de ir a cuidarlo.
Y faltan unos días para que salgamos juntos.
Son sólo unos días.
Unos días me suena a música.



Le quiero. Para mi, como si fuera mi pan con mantequilla, ese que quiero comerme cada mañana con mis remedios al desayuno, y cada tarde, después de un té y mirando películas. ¿Será mucho pedir? Y quizá solo si no me paso a rollo tengo unos sentimientos un poco más profundos hacia su persona en los que no quiero navegar, que no quiero explorar sin mirarlo a la cara. 
Besos!
Bus stop singer.

lunes, 21 de julio de 2014

The true call o la verdadera vocación.

Esta mañana llegó a casa R. una nueva integrante del grupo selecto de estudiantes chinos que ha vivido en casa. (y de estudiantes de intercambio en general también por cierto). Dado que la recibo estando sola en casa, tuve que ordenar, cocinar, leerle las reglas de casa, y explicarle el funcionamiento de castillo. Y en todas esas funciones me sentí inmensamente cómoda. No sé por qué, sin embargo eso me recuerda que de chica siempre me imaginaba trabajando de institutriz (mucha lectura del Jardín Secreto) o de ama de llaves. A estas alturas en que mi carrera profesional me ha servido de tan poco creo que replantear y replanear mi futuro cercano y mediano, no es una mala idea, y la fantasía de ser dueña de un hostal de estudiantes extranjeros me encanta. Hablo castellano e inglés, entiendo un poco de otros idiomas, y tengo la disposición a trabajar ordenadamente en la recepción de personas y orientación dentro de sus vidas temporales.
Es mi pega soñada.
Desde un par de semanas atrás empecé una nueva dieta, y me he sentido mejor. Un poquito más liviana, y sin hambre... :)
Ayer salí a vagabundear con A. Fuimos al mall del centro, nos tomamos unos chocolates calientes que prometían ser dobles, pero eran casi simples, y xurros. Tampoco me quejo estaban ricos y fuera de la dieta...
Extraño a M. se suponía que podría resultar el viaje a la playa el pasado fin de semana, pero no resultó. Lo que sucedió en realidad es que me fui a almorzar al mall el sábado, ningún brillo sola, y compré una novela rosa, que estuve leyendo toda la tarde.
Creo que me pondré en campaña con lo de trabajar en turismo. Creo que de alguna manera me lo merezco. Me merezco un trabajo en el que sea feliz, y gane unos pesos de paso.
Besos, 
Cantadora de paraderos de buses.
This morning R. arrived, a new member of the selected group of Chinese students that have lived at home. (and exchange students in general) Given the fact that I met her being home alone, I had to order, cook, and read her the houses rules, and explained her the castle's way of work. And in all those roles I felt pretty comfortable. I don't know why, but it remembers me that when I was a kid I always imagined myself working as a personal teacher (too much reading of the Secret Garden) or housekeeper. Nowadays when my professional career has served me so litle I think that replanning my life, my near and not so near future, is not a bad idea, and the I love the fantasy of owning a students hostel for foreigners. I speak two languages, and understand a bit of other three, and have the disposition to orderly receive people and orient them during their temporal lives or trips. Its my dream call.
Since a couple of weeks ago I started a new diet, and I am feeling better. A litle lighter, and no hungry....
I miss M. we were supposed to travel to the beach this past weekend, but it did not work. What really happened is that I went to lunch to the mall on Saturday, no glam doing it alone, I bought a rose novel, that I kept reading all afternoon long.
I think I am going to put myself on the campaign to work on tourism. I think that I well deserve it. Deserve a job that makes me happy, and gain some pesos on the way.
Kisses,
Bus stop singer.